Dieta que todo Yogui debe seguir

Todo amante o estudiante del yoga, debe saber que la alimentación es de suma importancia. Una dieta depurada es el requisito  esencial al momento de disfrutar del mundo de la relajación y el bienestar físico y mental. Es imprescindible cultivar el cuerpo  de forma saludable para poder ayudar a la mente a relajarse y desempeñarse en óptimas condiciones. Está demostrado que el carácter de las personas, está determinado por los alimentos que ingiere y de cómo los consume.

La mayoría de los textos yóguicos dirigidos al practicante, hconn mayor énfasis en lo que significa ingerir comida pura. Pues ni la mente, ni las vibraciones pueden mantenerse en alguien que no come bien. El yoga te enseña el principio de ingerir alimentos, no con fines de placer sino para nutrir el alma, que aquello que existe en nuestro interior se sienta sano y feliz. La comida debe ser natural y la  adecuada a las necesidades del ser humano.

La dieta vegetariana

Para nada es un secreto que el mundo animal vive en una masacre sin fin para que los humanos puedan llevar un bistec a su mesa. El más fuerte mata al más débil, con la esperanza de sobrevivir.

Los seres humanos contamos con un intelecto que nos dictamina lo que está bien y lo que está mal además nos brinda la capacidad de rechazar ese ciclo de muerte y  por el contrario disfrutar de las bondades de la naturaleza en nuestra dieta diaria. En el yoga se tiene la fuerte creencia que cuando tu comes de un animal que murió de forma salvaje estas siendo parte de un homicidio y el karma llegar a ti como un Boomerang. Por el contrario si nos alimentamos con productos de la tierra honramos con felicidad su existencia y entonces esa felicidad volverá a nosotros de igual forma.

Las tres Gunas

La mente está formada por lo que comemos. Si nuestro alimento es puro nuestra mente dispondrá de serenidad y tranquilidad así que viviremos de forma relajada y en armonía con nuestro interior. Nosotros somos los principales constructores de nuestros pensamientos a través de la comida y la meditación.

La alimentación de un estudiante de yoga debe irradiar paz interior, para que esa paz se conecte con la mente y esto nos abrirá el proceso espitural. La alimentación debe estar dividida por tres cualidades o gunas, debe ser Sattva, que es enriquecedora, pura y sin aditivos, compuesta de productos extraídos de las tierras y sin esos procesos que dañan las propiedades de los alimentos. Rajas, estimulantes, como una infusión que nos relaje o nos anime, nada que altere nuestro centro y por último Tamas.

Es muy importante que las personas asimilen bien los alimentos, que si bien es cierto, somos lo que comemos, se debe ir más allá y consumir alimentos que sean el reflejo de nuestro yo interno, siempre preferir calidad antes de satisfacer un deseo pasajero. Honrar nuestro templo de luz y llevarle las mejores ofrendas, para así respetar nuestra pureza de alma y espíritu, que nada nos turbe o nos moleste y por el contrario nos honre y nos bendiga. Recuerda siempre alimentar tu mente y tu alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *