Una comida saludable es más sencilla de llevar a todas partes

Cuando se acerca el inicio de clases, son muchos los aspectos que debemos considerar como padres, desde los uniformes, útiles escolares, mochilas de batman, loncheras y demás equipos que se necesitan para las jornadas. Una de las preguntas más comunes es como preparar una lonchera saludable y nutritiva que garantice la buena alimentación de nuestros hijos en todo momento, evitando en lo posible las tentaciones que se pueden presentar afuera. Muchos especialistas han reconocido la importancia de la lonchera o de las meriendas durante el horario de clases, ya que ayuda a recargar la energía que permite un buen desempeño durante el resto de las actividades, así como influye en el rendimiento escolar.

Lo bueno es que las meriendas se pueden adaptar a las necesidades y gustos de los niños, manteniéndose saludables, y si las combinamos con envases de sus personajes favoritos como Batman pueden tener algo que esperar y por lo que estar emocionados, en vez de verlo como una obligación. Algunas recomendaciones a tener en cuenta a la hora de preparar una merienda nutritiva te las explicamos a continuación. Antes de comenzar a preparar la lonchera, es importante que la misma esté limpia internamente, sin residuos para evitar la proliferación de bacterias, así como debemos asegurarnos que los envases de alimentos estén limpios.

También debemos adaptar las meriendas a la edad escolar de los niños, ya que no será lo mismo una comida para niños en edad de preescolar, quienes se pueden atorar, a un niño en edad un poco más avanzada que tiene más control de los alimentos. Se recomienda incluir alimentos del grupo del plato de alimentación los cuales son almidones, granos, cereales, algún vegetal, frutas, lácteos, aceites, grasas, azúcares e incluso carnes. La calidad de los alimentos debe ser la más pura posible, evitando los azúcares y harinas procesadas que influyan de forma negativa en el organismo de los niños.

Evita los jugos procesados y las sodas ya que tienen exceso de azúcar, lo que puede causar de forma muy sencilla obesidad e hiperactividad en los niños. Tampoco se deben incluir los snacks preparados y comercializados ya que estos suelen tener un exceso en colorante, grasas y sodio que no son buenos. De las meriendas más utilizadas a lo largo de la carrera escolar de los niños tenemos los emparedados a los que se le puede poner una variedad de rellenos, para evitar aburrir a los niños. Algunos de los rellenos pueden ser embutidos de pollo o pavo, queso e incluso mantequilla de maní o jaleas.

Se recomienda que los niños salgan al colegio ya desayunados, ya que puede afectar el rendimiento en los mismos si van en ayuno. También debemos agregar una botella de agua, siendo indispensable para cualquier edad de clases. Las golosinas poco saludable se pueden incluir, pero de forma esporádica para evitar que se haga costumbre. Las meriendas se han convertido en una parte esencial para la escuela, ya que es ese combustible necesario, especialmente cuando se tienen muchas actividades complementarias que necesitan de energía extra.

Deja un comentario